Marcellino D'Ambrosio, Crossroads Initiative

catechetical resourses for the Catholic ChurchMarcellino D'Ambrosio, Crossroads Initiative RCIA in

the Catholic ChurchMarcellino D'Ambrosio, Crossroads Initiative adult

education in the Catholic ChurchMarcellino D'Ambrosio, Crossroads Initiative

Exploring the Catholic ChurchMarcellino D'Ambrosio, Crossroads Initiative Early

Church Fathers
Crossroads Initiatitve, a ministry of Dr. Marcellino

   D'Ambrosio        
 
 
 

Viejo contra Nuevo

Viejo contra Nuevo

Diecisieteavo Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo A

 by: Dr. Marcellino D'Ambrosio

 

Avant Garde, The Old vs. the New“Liberal” y ”conservador”. Las definiciones de estos términos rara vez se mencionan. Usualmente, solo se asumen. A menudo la gente llama “conservador” a aquellos que les gustan las cosas viejas y “liberales” a los que está a favor de las ultimas ideas, tendencias y valores.

 

Sin embargo, para el cristiano, la pregunta no es sobre preferencias personales de estilo, o si algo es viejo o vanguardista. Es sobre si encaja o no en el Reino de Dios.

 

Para discernir lo que encajar en el Reino, primero tenemos que saber que de que se trata el Reino. Primero que nada, sabemos que dios es verdad. Así que el reino de Dios es donde la verdad de Dios reina y sus mandamientos son observados. Como lo dice la oración del Padre Nuestro: “venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo”. Para encajar con el Reino, las cosas deben estar de acuerdo a la palabra de Dios expresada en la Escritura y la Tradición e interpretada con autoridad por el Magisterio de la Iglesia Católica.

 

También sabemos que la voluntad de Dios es para nuestro propio bien. Jesús dijo en Juan 10:10: “He venido para que tengan vida y vida en abundancia”. En Juan 15:12, Jesús dice que él ha venido para “que su alegría este completa”. EL Reino de Dios entones, es donde hay libertad, gozo y vida en abundancia por que el Padre amoroso esta en control.

 

Holy Spirit, Dove, Lord JesusEn la Iglesia Primitiva, hubo mucho debate sobre si los cristianos podían comer ciertas cosas, particularmente la carne que se ofrecía en sacrificio a los ídolos paganos. La respuesta de San Pablo fue clara: “El Reino de Dios no es comida y bebida, es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14:17). Si Pablo pudiera hablarnos hoy, insistiría que el Reino no es sobre si la misa es en latín o en lengua vernácula, o sobre noventas y grupos de oración, o sobre música de órgano o guitarra.

 

Aquel que entienda el Reino de Dios, dice el Señor Jesús, “es como el padre de familia que saca de su bodega cosas nuevas y cosas viejas” (Mateo 13:52). El arzobispo Fulton Sheen fue un buen ejemplo de esto. Él amaba la fe tradicional y la piedad de la Iglesia (viejo), pero proclamaba esa fe por televisión (nuevo). Otro gran ejemplo fue Juan Pablo II. Era devoto del rosario (viejo) pero lo enriqueció con los Misterios Luminosos (nuevo). El defendió la moral sexual de la Iglesia (viejo) pero expresaba esa moral de forma fresca e intrigante a través de su “teología del cuerpo” (nuevo).

 

Hay cosas viejas que no encajan en el Reino de Dios: la poligamia, los gladiadores, adoración al emperador. Pero también hay cosas “nuevas” que no encajan en el reino tampoco: el aborto, la clonación de humanos y la contracepción artificial. El Reino es la perla de gran precio, si reconocemos su valor, entonces tiene sentido el “vender” estas cosas para comprarla.

 

Pearl of Great Price, LifeTeenSin embargo, también hay muchas cosas viejas y nuevas que no son incompatibles con el Reino y de hecho pueden ser maravillosos ejemplos del Reino en ciertas ocasiones y lugares: cantos gregorianos, la tiara papal y la misa tridentina por el lado “viejo”; las misas de adolescentes y reuniones de oración del movimiento carismático por el lado “nuevo”. Pero si la devoción a estas cosas, basadas en preferencias personales, causa tensión y conflictos, entonces hay un problema.

 

Existe una diferencia entre la Perla de gran precio y su empaque. La Perla siempre viene en su envoltorio, pero si nos gusta un envoltorio tanto que dejamos ir la perla, entonces no importa si somos liberales o conservadores – simplemente estamos siendo tontos. Junto a Salomón, oremos tener la sabiduría necesaria en cada situación para poder identificar el Reino de Dios y aferrarnos a él.

 

For English - Click here!

  

Marcellino D’Ambrosio escribe desde Texas. Para información sobre recursos católicos y peregrinajes a Roma y Tierra Santa, visite www.dritaly.com o búsquelo en Facebook y Twitter como “Dr.Italy.”

                       

Este artículo se ofrece como reflexión sobre las lecturas para el diecisieteavo domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo Litúrgico A (I Reyes 3: 5, 7-12, Salmo 119, Romanos 8:28-30; Mateo 13:44-52).  Se reproduce aquí con el permiso de su autor.


Home | Site Map | Links | Privacy Policy | Contact Us | Free Newsletter | Win a CD | Calender | Donate Now!
A ministry of Crossroads Productions, Inc. + PO Box 271227 + Flower Mound, TX 75027 + 1.800.803.0118 + a 501(c)(3) tax-exempt organization.