Marcellino D'Ambrosio, Crossroads Initiative

catechetical resourses for the Catholic ChurchMarcellino D'Ambrosio, Crossroads Initiative RCIA in

the Catholic ChurchMarcellino D'Ambrosio, Crossroads Initiative adult

education in the Catholic ChurchMarcellino D'Ambrosio, Crossroads Initiative

Exploring the Catholic ChurchMarcellino D'Ambrosio, Crossroads Initiative Early

Church Fathers
Crossroads Initiatitve, a ministry of Dr. Marcellino

   D'Ambrosio        
 
 
 

Eres lo Que Comes

Dr. Marcellino D'Ambrosio - Catholic Online ResourcesEres lo Que Comes

Dieciochoavo Domingo del tiempo ordinario, Ciclo B

 by: Dr. Marcellino D'Ambrosio

Translated by: Miguel Carranza

 

The Catholic Church, Religion, America

Hace veinte años, George Gallup condujo una encuesta de opinión llamada “Religión en América”. Él estudió dos grupos de norteamericanos: Los cristianos de diferentes denominaciones que asisten regularmente a la iglesia y las personas que no asisten a ninguna iglesia. Preguntó a ambos grupos sobre diferentes temas, desde la divinidad de Jesus, mentir en la declaración de impuestos, infidelidad en el matrimonio, hasta el aborto.

 

Sus hallazgos fueron impactantes. Un total de 88% de los que asistían a la iglesia dieron respuestas idénticas a los que no asisten a ninguna iglesia. Gallup llamó a estas personas “cristianos nominales”. Solo 12% de los que asistían a alguna iglesia tenían opiniones y estilos de vida distintivamente cristianas.

 

Efesios 4:17-24 nos dice que ser cristiano significa vivir de modo radicalmente diferente a aquellos patrones que ofrece las sociedad pagana que nos rodea. Ser cristiano significa adquirir una nueva mentalidad y convertirse en una nueva persona que refleja la imagen y semejanza de un Dios Santo.

 

Entonces, ¿Por qué el 88% de los cristianos encuestados no lo entendían así? Es de suponer que ya había escuchado estos versículos en más de una ocasión. Probablemente el dicho sea cierto: “Eres lo que comes”.

 

America Junk Food, Catholic Church, Religion in America

Recientemente, escuché a alguien decir que verdaderamente somos lo que comemos, ya que la mayoría de los norteamericanos somos “rápidos”, obesos y tacaños. Sin embargo, debemos preocuparnos más por lo que ponemos en nuestra mente que lo que ponemos en nuestra boca. El norteamericano promedio mira al rededor de 20 horas de televisión por semana. Muchas veces mientras vemos televisión también estamos navegando por internet, hojeando alguna revista o escuchando nuestro “IPod”. Es de esperar que nuestros valores a menudo reflejen los valores de la industria del entretenimiento y de los medios informativos. Después de todo, ¡somos lo que comemos!

 

Es por eso que Jesus se nos ofrece como el pan de vida, el pan que viene del cielo. Desde el siglo 16, la gente debate sobre el significado del capítulo 6 del evangelio de San Juan. ¿Debemos interpretar el maná del cielo como su palabra o como la Eucaristía? Tal como se nos muestra en la Eucaristía, esta es una alternativa falsa. Una antigua tradición que data desde los primeros Padres de la Iglesia nos dice que nos alimentamos de Cristo en dos mesas: la mesa de la palabra, simbolizada por el ambón y la mesa de la Eucaristía, que es el altar.

 

The Eucharist, The Mass,The Real Presence, The Catholic Church

En cada misa nuestro Padre Celestial nos ofrece un verdadero festín Su Palabra, no solo en las lecturas, sino también en las oraciones y las aclamaciones que usualmente son citas directas o párrafos de la Sagrada Escritura. La palabra de Dios en la liturgia es como una espada de doble filo que penetra lo más profundo de nuestro ser, desafiándonos, sanando nuestras heridas, iluminando nuestras mentes, dirigiendo nuestros pasos. El reconocer el cuerpo y sangre de Cristo bajo las humildes apariencias del pan y el vino estimula los ojos de nuestra fe. La Eucaristía es verdaderamente el alimento más sustancial que Él nos ofrece. Somos llamados a ser Cuerpo de Cristo. ¿Por qué nos habrá dado su cuerpo, sangre, alma y divinidad bajo las formas del pan y el vino? … Porque somos lo que comemos.

 

Muchos católicos que asisten frecuentemente a misa son parte de ese 88%. ¿Por qué? Porque la palabra y la Eucarística solo pueden ser consumidas por fe y digeridas por aquellos que no están saturados de comida chatarra. Muchos apenas escuchan las lecturas porque sus mentes están llenas con las canciones que escuchan mientras van camino a la iglesia o con preocupaciones sobre las tareas que tienen pendientes. Muchos escuchan la palabra pero la olvidan rápidamente, por que no se alimentan de la palabra nuevamente hasta el próximo domingo.

 

Si examináramos cuidadosamente el 12% restante, aquellos que asisten alguna iglesia y que tienen un estilo de vida cristiano, apuesto a que encontraríamos que la mayoría se abstienen de la comida intelectual chatarra y llegan a misa verdaderamente hambrientos (tal vez esta sea la razón del ayuno antes de la misa). Apuesto que apartan un tiempo para digerir la Palabra y la Eucaristía con momentos periódicos de oración silenciosa durante la semana. Y apuesto que son lo suficientemente inteligentes para no alimentrase solo una vez a la semana y así esperar ganar la carrera (1 Corintios 9:24). Como los israelitas en el desierto, estos cristianos reúnen el maná de la palabra de Dios diariamente y la hacen su pan de cada día. Algunos incluso asisten a la eucaristía diariamente.

 

Catholic Church, Jesus, The Holy Spirit, Titles of Jesus

Además de llevar vidas más inspiradoras, las vidas del 12% en la encuesta de Gallup tenían otra característica en común. Eran considerablemente más felices que los que no asistían a la iglesia o que los cristianos nominales quienes manifestaban sentimientos de vaciedad.

 

La comida chatarra podrá tener buen sabor, pero a menudo nos causa indigestión. Sin embargo, el pan de vida satisface. Estamos diseñados para comerlo. Tal como lo dice Jesus: “nadie que viene a mi volverá a tener hambre, nadie que crea en mi volverá a tener sed”.

 

Este articulo fue publicado en “Our Sunday Visitor “, como una reflexión sobre las lecturas para el Dieciochoavo Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo Litúrgico B (Éxodo 16:2-15; Efesios 4:17-24; Juan 6:24-35). Se reproduce aquí con el permiso del autor.

 

 

Para descargar e imprimir, haga "click" aqui!

Para descargar e imprimir “Eres lo Que Comes", Haga “click” aquí!

 


 Por qué ser Católico? Dr. Marcellino D'Ambrosio ¿Por Qué Ser Católico? - Marcellino D'Ambrosio - CD
La peregrinación personal de Marcellino D'Ambrosio de la fe Católica nominal de joven a una fe activa y vibrante en Cristo, y por qué él decidió quedarse en la Iglesia Católica. Disco compacto de 60 minutos.

 

Defensores Amigables Tarjetas Catolicas
Defensores Amigables estan disenadas para ayudarte a entrenar tus hijos para que nunca se alejen del amor de Dios y de la Iglesia Catolica que establecio nuestro Senor Jesucristo. Las 50 tarjetas contienen preguntas comunes que la genta hace sobre la Fe Catolica asi como respuestas cortas y faciles de entender.


Home | Site Map | Links | Privacy Policy | Contact Us | Free Newsletter | Win a CD | Calender | Donate Now!
A ministry of Crossroads Productions, Inc. + PO Box 271227 + Flower Mound, TX 75027 + 1.800.803.0118 + a 501(c)(3) tax-exempt organization.